El por qué y el cómo del “Personal Branding”

Echando la vista atrás en el mundo empresarial, podemos fácilmente observar notables cambios que vienen dados por la innovación a la hora de lanzar un nuevo producto, las tecnologías utilizadas, las redes sociales y el management, las técnicas de negociación y el modelo empresarial en general.

Hoy en día, las personas que trabajan en una empresa son parte esencial y uno de sus más importantes activos, y por ello, la marca personal de cada uno de los que forman parte de ella, influye notablemente en la misma.

Pero ¿qué es eso de la “marca personal” o “Personal Branding”?

Tom Peters nos dice en su artículo “The Brand Called You” que “Las grandes compañías entienden la importancia de las marcas. Hoy, en la era de las personas, tú debes ser tu propia marca”. Peters nos dice que debemos buscar aquello que nos diferencia de los demás y hacemos bien para así potenciarlo al máximo.

También Andrés Pérez Ortega define la marca personal como “La gestión adecuada y consciente de las percepciones, los recuerdos y las expectativas que queremos generar en los demás”, y que “desarrollar una marca personal consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante.

Es decir, como ya comentábamos en la entrada anterior, “Amorketing”, hay que DIFERENCIARSE.

diferenciacion-exito

Ahora bien, ¿cómo creo mi marca personal?

Para crear tu propia marca debes, en primer lugar, conocerte muy bien a ti mismo. Para ello, reflexiona sobre las siguientes preguntas:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Cuál es mi meta?
  • ¿Qué puedo ofrecer a los demás?
  • ¿Qué me hace diferente a los demás?

Por otro lado, es esencial que desarrolles tus redes sociales,qué menos encontrándonos en pleno éxtasis de la era de las comunicaciones.

Para construir tu marca personal, es muy importante también:12222193-100-Original-stamp-Stock-Vector-grunge

  • Ser uno mismo, de esta forma es más fácil conectar con tu audiencia.
  • No temer al no gustar a todo el mundo. Es más, recuerda que “si cuando haces algo no molesta a nadie, eso quiere decir que no has hecho absolutamente nada”.
  • Ofrecer una imagen clara de uno mismo.
  • Conocer a la audiencia y posicionarse como marca teniendo en cuenta las características del público.
  • Envolver la marca personal con un “packaging” atractivo, la presencia o la forma de vestir también son importantes.
  • Atreverse a fracasar, aprender de los errores y seguir adelante.

Por último en esta publicación, me gustaría compartir un pequeño juego llamado “Mi Marca Espejo” propuesto por Víctor Fernández en su ponencia para el curso de Personal Branding organizado por AIESEC en la Universidad de Granada.

Se trata de una actividad para descubrirnos a nosotros mismos y ayudarnos a sacar nuestro potencial, para ello:

  • Piensa en tu marca favorita.marcas2
  • Ahora reflexiona sobre por qué es tu marca favorita y enumera 2 ó 3 aspectos positivos que la definan.
  • Trata de aplicar en ti esos aspectos positivos y ser como esa marca que tanto te gusta añadiéndole, por supuesto, tu marca personal.

Inés Portellano Líndez

Amorketing

Hoy hace un año que la vi por primera vez. Llamaba la atención de cualquiera, con su forma de moverse y ese gesto de alegría que la hacía destacar sobre todas las demás. Por no hablar de esa carita que tiene. Ay, ya me estoy poniendo tonto…

Después me la crucé unas cuantas veces, pero nunca me atreví a decirle nada. Hasta que me habló ella. Recuerdo bien nuestra primera conversación, después de la cual me atreví a agregarla a mis redes sociales. Miraba sus fotos día sí y día también. Era maravillosa, siempre dispuesta charlar, a prestarme su atención dedicándome una sonrisa. Qué bien me hacía sentir.

Para nada buscaba una relación en ese momento. No la necesitaba, me encontraba bien en mi situación y por supuesto nada que implicara un compromiso entraba en mis planes. Sin embargo, despertó en mí la necesidad de amar, de recibir cariño y sentir ese apoyo que ella me daba.

Siempre estaba en mi cabeza; adoraba su olor, su belleza, la suavidad de su piel, su aguda voz, sus labios rosados…

Pasamos a hablar cadcorazon grandea día, nuestras charlas cada vez eran más divertidas, me conocía a la perfección y siempre tenía la palabra adecuada en el momento adecuado, era imposible sentirse mal estando a su lado.

Ahora llevamos varios meses juntos, y si bien es cierto que a veces es regañona y tiene cambios de humor, no la cambio por ninguna otra. La adoro.

Y así es como nos seducen las marcas.

Una marca que sabe diferenciarse de las demás siempre contará con ventaja a la hora de llamar la atención. Y es que actualmente, en un mundo donde el consumidor recibe una media de tres mil (si, tres mil) impactos publicitarios al día, es muy difícil que te hagan caso. Hay que diferenciarse, esa una de las normas más importantes conocidas por cualquier marketero.

“…con su forma de moverse y ese gesto de alegría que la hacía destacar sobre todas las demás. Por no hablar de esa carita que tiene. Ay, ya me estoy poniendo tonto…”

Ahora que ya hemos entrado en la cabeza de nuestro amado consumidor, toca seguir insistiendo para que no olvide nuestra existencia. Y es que, el cliente objetivo necesitará un mínimo de 5 repeticiones de nuestro anuncio para recordarnos (sin olvidar que también existe un máximo, pues si nos ponemos muy pesados al final perdemos el encanto…. Las cosas del amor).

“Después me la crucé unas cuantas veces, pero nunca me atreví a decirle nada. Hasta que me habló ella.”

No sólo es importante cuidar la estrategia offline, actualmente el papel del Social Media es más que importante dentro de un plan de comunicación, pues las redes sociales nos permiten la bilateralidad dentro de la relación con el consumidor y el feedback con el mismo, que tanto puede hacernos abrir los ojos ante nuevas oportunidades de negocio o aspectos dentro de nuestro producto que necesitan ser corregidos. Las redes sociales son además una de las herramientas más útiles a la hora de conocer a nuestro consumidor (¿Quién no ha cotilleado en Facebook las fotos de su pretendido para saber algo más sobre él?) y segmentarlo así de una forma más eficaz.

“…me atreví a agregarla a mis redes sociales. Miraba sus fotos día sí y día también. Era maravillosa, siempre dispuesta a charlar, a prestarme su atención dedicándome una sonrisa. Qué bien me hacía sentir.”

Acabaremos ganándonos el corazoncito de nuestro cliente sabiendo llevar a cabo una buena estrategia de marketing experiencial y relacional, donde el cliente sienta que es parte de la empresa, que nuestra marca cuenta con él, que quiere escucharlo, que le importa y que está dispuesta a darle no sólo un producto diseñado para él, sino una experiencia y un bienestar.

“Pasamos a hablar cada día, nuestras charlas cada vez eran más divertidas, me conocía a la perfección y siempre tenía la palabra adecuada en el momento adecuado…”

Un buen marketing emocional seduce a su cliente a través de los cinco sentidos, y una vez enamorado, el producto pierde valor respecto a la relación humana del cliente con la marca. Ahora tenemos un amante fiel que no nos cambia por otra, que nos necesita.

“Siempre estaba en mi cabeza; adoraba su olor, su belleza, la suavidad de su piel, su aguda voz, sus labios rosados…”

“…despertó en mí la necesidad de amar, de recibir cariño y sentir ese apoyo que ella me daba.”

“Ahora llevamos varios meses juntos, y si bien es cierto que a veces es regañona y tiene cambios de humor, no la cambio por ninguna otra. La adoro.”

amor a las marcas

Inés Portellano Líndez